Crecer con cabeza para no ir de cabeza

A veces, más de lo que nos gustaría, nos encontramos con la siguiente situación: un negocio cumple con todas las características ideales para franquiciar (las sabemos porque las hemos comentado miles de veces: es un negocio probado, es un negocio testado en más de una unidad, tiene un Know how transmitible,  sustancial y secreto y muchas más) Resulta que ese negocio sale al mercado y consigue muchos franquiciados, una expansión meteórica con numerosos puntos de venta en toda la geografía nacional e incluso, a veces, internacional. Hasta aquí parece una progresión lógica para una Central Franquiciadora que, como habíamos apuntado, tenía todos los ingredientes necesarios para triunfar.

La paradoja es que llegados a este punto muchos negocios se van a pique tan rápido como ascendieron por cuestiones aparentemente inexplicables ¿qué ha sucedido aquí? se preguntan franquiciados, clientes y público en general Estas empresas tenían todos los ingredientes necesarios para triunfar y de un día para otro, cierran sus puertas o se ven inmersas en complejos problemas legales y/o económicos.

La conclusión a la que llegamos en nuestros años de trayectoria empresarial es muy simple: en la mayoría de los negocios las Centrales Franquiciadoras son expertas en la materia que les ocupa: hostelería, textil, etc. pero lo más importante y lo que condiciona su éxito es que NO son expertos en franquicias. Franquiciar con garantías es una disciplina distinta y puede suceder que las personas que gestionan con éxito una empresa no estén preparadas para gestionar con éxito una expansión empresarial  a través de franquicias.

Franquiciar con garantías requiere tiempo, recursos y personal cualificado. No todos los negocios están capacitados para asumir las exigencias que esto supone. En Centro Franquicias aconsejamos estudios de mercado y análisis de la empresa para saber si nuestra enseña está capacitada para asumir los desafíos venideros, formación de personal en materia de franquicias y crecimientos planificados en función de los recursos disponibles y de los recursos previstos. Sólo así se puede realizar una salida al mercado con las máximas garantías y no morir de éxito.

Deja un comentario