Las modas en franquicia

En la franquicia hay modas, como en casi todo.  No  hay más que ir a las ferias del sector y uno rápidamente toma el pulso de las mismas y descubre la tendencia en boga. Un año fue el “compro oro”,  otro año los cigarrillos electrónicos, los yogures helados, los perfumes de equivalencia, etc.

El patrón es invariablemente el mismo: buenas ideas, negocios de poca inversión, sectores vírgenes,  productos novedosos y muy buenos comerciales. Son, en un inicio, fórmulas de éxito, pero lo más habitual es que tras el empujón inicial se repliquen hasta la saciedad terminando así por quemar el mercado. Pasados unos años, pocas sobrevivirán.

Esto no quiere decir que no sean recomendables y que debamos huir de este tipo de franquicias. Como siempre, hay de todo. Mientras  algunas  de estas franquicias son flor de un día que se aprovechan del tirón del momento y su único objetivo es captar el mayor número de franquiciados (que es donde radica realmente su negocio) para luego desaparecer al poco tiempo, otras se consolidan como referentes en el sector y perduran años y años generando beneficios.

Lo importante es proceder con la debida cautela a la hora de escoger una. Como siempre recomendamos CONSULTORÍA. El dejarse asesorar nos permitirá identificar el momento idóneo para adherirse a una de estas centrales franquiciadoras (lo cual puede ser muy rentable) y, en su caso, el momento idóneo para resolver el contrato, nos permitirá reconocer aquellas con verdadera solvencia, seriedad y vocación de permanencia.

Contar con la ayuda de profesionales puede transformar una decisión abocada al fracaso en una opción de futuro con buenas perspectivas. Como siempre recomendamos: No ponga en riesgo su dinero por no estar asesorado.

Deja un comentario